lunes, 24 de mayo de 2010

La hamartia de vivir

Hamartía ("error trágico", defecto, fallo o pecado. Es el error fatal en que incurre el "héroe trágico" que intenta "hacer lo correcto" en una situación en la que lo correcto simplemente no puede hacerse.)

Si ya de por sí hacer lo correcto no siempre es fácil, intentar hacerlo cuando es imposible, es realmente desolador (o trágico). De modo que como un amigo mio diría, se trata entonces de elegir el mal menor.

Pero ¿cuántos males menores existen en la vida?
Lo curioso es que muchos más de lo que nos pensamos. De hecho.... ¿realmente tenemos elección o todo consiste en escoger entre males menores?
No, me niego, ver botellas medio vacías no es lo mio...

Hoy viendo Redes escuchaba las interesantes palabras de Matthieu Ricard (biólogo y monje budista), que hablaba sobre el altruismo (y compasión) humano. Decía que tendemos a ver una imagen del hombre egoísta y vengativo, cuando en realidad hay cosas muy puras y positivas en todos nosotros. Y proponía concentrarnos en ellas y liberar nuestra mente de todo lo demás, para obtener así la felicidad.

También hablaba sobre las herramientas y los fines.
La cultura, la educación, la información... son todo herramientas que pueden emplearse de diferentes maneras (al igual que un martillo puede utilizarse para construir una casa o destruirla). De modo que lo que realmente da valor a una herramienta es el fin con que la vayamos a utilizar.

Quizás por eso haya tantas personas perdidas por el mundo que parecen tenerlo todo y se sienten vacías... porque tienen demasiadas herramientas y ningún fin.

Todo esto me ha hecho pensar más aún en el poder de las metas, de las ideas claras, de las direcciones y sentidos que nos acercan o alejan de nuestro destino (u elección).
No se trata de avanzar más rápido que nadie para llegar antes al fin, sino avanzar por el camino correcto tomándonos nuestro tiempo para contemplar la flora que lo adorna.
(No sé si es peor ir siempre con prisa o no saber a dónde ir...)

A fin de cuentas, la vida está para vivirla, para saborearla y sufrirla.
Es todo lo que tenemos, de ella dependen mil factores que nos condicionan (y a veces hieren)... pero siempre estará en nuestra mano la catarsis de la mente. La hamartia de vivir.

Música: Don´t Worry - Appleton

10 comentarios:

Enrique GB dijo...

Primero. No me jodas con el spotify.
Segundo. ¿De qué coño sirve tener las ideas claras y obligarse a seguir el camino correcto (y digo obligar en el sentido de no tirar la toalla a la primera -o segunda, o tercera- de cambio) si al final la meta se rie en tu puñetera cara? Y eso contando con que la meta siga en el mismo sitio y la muy zorra no se haya movido a su antojo ...
Tercero. Leer y pensar a estas horas de la noche mientras intento descansar del estudio parece ser que me pone un humor fantástico :D
Cuarto. Disfruta de Lost.
Quinto (no malo): I miss you, darlin u.u

Santi dijo...

A mi es que eso de lo que diga un monje budista... :p

Yo como siempre tiro por el lado pesimista. Creo que héroes, héroes trágicos, genios o incluso gente normal pero con cabeza hay poca. Son una gran minoría, la única herramienta de la que disponen la mayoría (quizá tengan alguna otra de apenas utilidad) es la del "meteysaca", viven para esparcir la especie y que fruto de la diversidad y de las generaciones acabe saliendo una de esas personas que hace el mundo avance.

Totalmente de acuerdo con lo de elegir bien las metas (o destino). A veces genéticamente estamos predispuestos a ser buenos en algo.

Santi dijo...

Ya sabes que si yo fuera profesor de niños de primaria les haría comprar "El arte de la guerra". Hay que hacer al débil fuerte, y al fuerte débil. Tú crees que es posible controlar a un grupo de críos y potenciarlos, yo en cambio creo que desde pequeño muchos ya han desarrollado una conducta violenta y desafiante que corrompe su entorno. No estoy diciendo que se deje de ayudar a los chicos problemáticos (yo fui uno), sino que tú idea me sigue pareciendo complicada y casi utópica. Al final necesitarías un gran grupo de psicólogos y profesores para 20 críos.

Está en la naturaleza del ser humano, somos egoístas. Todos. :P

Diana dijo...

Vuelves a quedarte en la superficie. Sí, somos egoístas y también somos compasivos.
Nos empeñamos una y otra vez en justificarnos diciendo las mismas palabras de siempre.
Es lo más sencillo, pero no lo más real.

Santi dijo...

Y yo creo que la que se queda en la superficie eres tu :P ¿compasivos? ¿quienes? ¿pero la gente sabe lo que significa esa palabra?

Tampoco hay debate, tu crees en la raza humana y yo no. Debe ser exterminada para empezar de cero, aunque volvería a pasar lo mismo.

Enrique GB dijo...

Yo con lo de pegarle un tiro a Diana fui mucho más sutil, eh Santi? xD

Diana dijo...

xDDD

Santi, entre que ya eras negativo y encima ahora que has visto el final de Lost... estás radicalísimo xDDD

Santi dijo...

yo radicalísimo? negativo?? naaaaaah. Te recuerdo que acaban de romper una sutileza diciendo que el tiro de un post perdido por ahí era para ti.

Te quieren :D

Diana dijo...

Enrique me quiere matar para inmortalizar nuestro amor xDDD

Enrique GB dijo...

Ayer repusieron el programa de "Cambiar el cerebro para cambiar el mundo", de Redes, donde aparecían Matthieu Ricard y Daniel Goleman con su "Inteligencia emocional".
Muy muy interesante, Aquí dejo el enlace para ver el programa:
http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100424/redes-25-04-10-cambiar-cerebro-para-cambiar-mundo/754173.shtml

Publicar un comentario